jueves, 21 de septiembre de 2017

Sermón: Adelante, Dios va contigo.

Introducción: Puede sucedernos que al manipular algo se nos daña en nuestras manos y al tratar de repararlo, cometemos un error más, podemos entonces reaccionar con enojo y golpear el objeto, y así terminamos de dañarlo. En otras situaciones quizá te ha ocurrido que por la ira damos respuestas que lastiman los corazones. Con cierta frecuencia podemos ser presa del enojo, de la ira o la angustia. Es necesario con la ayuda de Dios administrar bien este tipo de situaciones. Podemos hacernos ahora una pregunta: ¿Cómo nos conducimos cuando estamos bajo presión?... 

Sermón: Adelante, Dios va contigo.


Nos dice la Biblia en Números 20:2-3 “Y porque no había agua para la congregación, el pueblo se juntó contra Moisés y Aarón. Y hablaron contra Moisés, expresando: ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová Dios!”.

Los problemas son una realidad del camino, y la mayoría de las veces deseamos no tener que enfrentar aquello, pero es necesario tener presente que las dificultades nos ayudan a madurar y a crecer como hijos de Dios. Las adversidades son parte del diseño de Dios para nuestra formación, y por eso es muy importante ver en cada una de estas una oportunidad para ver el poder del Señor a nuestro favor. Adelante, Dios va contigo.   




Las crisis producen diversas reacciones en las personas. En éste situación las Sagradas Escrituras nos dicen que “ellos se juntaron contra Moisés y Aarón”, esto representa oposición, rebelión, son actitudes generadas por el enojo o ira en el corazón de los israelitas. El motivo era que “no había agua en el desierto de Zin”, el desierto y la escasez de agua produjo ira y enojo. Como sucede con frecuencia en nuestra vida cuando las cosas no salen como deseamos o esperamos.

En el versículo tres nos enseña la Biblia: “Habló el pueblo contra Moisés”, vemos pues que surge la murmuración, la calumnia, éstas son palabras en contra de Moisés, y en contra de sus propias vidas, pues dicen: “ojala hubiéramos muerto”. La Escritura nos enseña que la equivocación de sus antepasados fue la murmuración, pero ellos no habían aprendido la lección.

Ten presente: No aprender las enseñanzas del pasado, es construir las equivocaciones del mañana; por eso nos dice también la Biblia: “hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor”.

Vemos además que la presión que ejercía el desierto y la escasez de agua (o provisión) hace que ellos expresen su enojo e inconformismo del pasado que estaba guardado en el corazón de los israelitas: ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová! (ya que algunos capítulos atrás habían muerto Coré, Datán y Abiram, su familias y muchas otras personas).

En los versículos 4-5 se pronuncian palabras de desaliento y menosprecio, aunque el mismo Señor iba delante de su pueblo durante el día en una nube y en la noche con una columna de fuego, decían: “¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias? ¿Y por qué nos has hecho subir de Egipto, para traernos a este mal lugar?”.

Cuando la adversidad produce angustia y ésta gobierna el corazón del ser humano, la visión del presente y del futuro tiende a ser es oscura, triste y de total fracaso, el pueblo todo lo veía mal, y expresan el deseo de morir.  

Ante todo esto lo correcto es buscar la dirección del Señor, nos dice la Biblia que “se fueron Moisés y Aarón de delante de la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión, y se postraron sobre sus rostros; y la gloria de Jehová apareció sobre ellos” Números 20:6.

Es lo que debemos hacer, y es allí donde hallaremos fortaleza para continuar, y la dirección para tomar decisiones precisas y correctas, no dirigidas por la crisis emocional o por la presión de otros, y cuando seguimos la dirección de Dios veremos su poder manifestarse dándonos una gran victoria.

Reflexión final: Moisés y Aarón representan a aquel que sirve al Señor. Quien sirve a Dios debe procurar una comunión con él, pues está expuesto a la incomprensión de los demás, a las calumnias, hallará oposición y lo más seguro murmuración, y puede ser de aquellos a quienes ha servido con amor y diligencia.

Todo aquel que considera el servicio a Dios no está exento de adversidades, pero puede estar seguro de la ayuda del Señor. Moisés buscó la dirección de Dios y fue respaldado. Así que no te desanimes, el Señor está contigo. 

Escrito por pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invitamos a leer el sermón: "PODEROSO ES DIOS PARA TRANSFORMAR TODAS LAS COSAS"



Sermones.  Adelante, Dios va contigo.  Temas para predicar -  

martes, 19 de septiembre de 2017

Sermón: La fe en Dios.
Introducción: La fe es la puerta de acceso a la salvación en Cristo Jesús. Es también la puerta de acceso para caminar en lo sobrenatural de Dios. Mediante la fe en Dios las promesas divinas pasan a ser realidades. Cuando creemos en el Señor y en su palabra y avanzamos en esa dirección, no hay muralla o enemigo que pueda detener el plan divino… 

Sermón: La fe en Dios. 


1) Confía en las promesas de Dios, Hebreos 11:1

“Es pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.

La fe está basada o fundada en las palabras de Dios, no en las emociones o sentimientos del hombre los cuales cambian con suma facilidad de la noche a la mañana. En contraste con esto, la palabra de Dios permanece para siempre, pues no hay mentira ni cambio en él. Dios es verdadero y fiel.

La fe es garantía de las bendiciones que vendrán y de las conquistas que lograremos. La fe es la profunda seguridad de la protección y presencia de Dios a nuestro lado, aunque no lo veamos con nuestros ojos físicos. La fe es la confianza en la fidelidad y cuidado del Señor sobre cada uno de sus hijos, aunque a veces las circunstancias o dificultades griten lo contrario.


(Nota especial: Adquiere gratis (sí aún no lo has hecho) nuestro libro “Cómo hallar la paz interior. Estrategias y principios para vencer los conflictos personales”. Promoción del 19 al 23 de septiembre 2017, puedes descargarlo gratis ahora aquí en: “CÓMO HALLAR LA PAZ INTERIOR”). 


  2) La fe en Dios sigue siendo el medio para alcanzar grandes victorias, Hebreos 11:2.

“Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos”.

Por la fe el hijo de Dios alcanza buen testimonio, es decir la fe en Jesucristo transforma nuestro caminar en la tierra y nos impulsa a lograr metas significativas en su voluntad. Para identificar a los antiguos podemos seguir leyendo éste hermoso capítulo once de Hebreos y veremos a Noé, Abraham, Moisés, el profeta Daniel, etc.

Éstos alcanzaron buen testimonio no sólo por un estilo de vida diferente y por los logros y victorias alcanzadas, sino porque con su fe agradaron el corazón del Señor y fueron aprobados por él. Así como ellos en el tiempo pasado, hoy alcanzaremos buen testimonio mediante la fe en Dios.    

3) Mediante la fe es posible entender las cosas de Dios, Hebreos 11:3.

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”.

Procurar comprender con nuestra mente o razón la obra de Dios, su poder y soberanía, es una tarea prácticamente imposible, pues no puede nuestra pequeña mente entender la grandeza de Dios a cabalidad. Precisamente por esto dijo Pablo “Cuan insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos” Rom. 11:33.

En Hebreos 11:3 también podemos ver el inmenso poder de la palabra de Dios, por ella fue constituido el universo, la palabra de Dios es también la que sostiene todo lo creado: “… quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder” Hebreos 1:3. Es importante entonces cuidar nuestra manera de hablar, pues la vida y la muerte están en poder de la lengua.

Se nos enseña también que cómo actúa la palabra de Dios: “de manera que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. Al declarar, confesar o soltar la palabra de Dios (guiados por el Espíritu Santo) ésta sale cargada de poder para cumplir aquello para lo cual es enviada por Dios.

Cuando oramos y permitimos al Espíritu Santo dirigir nuestra oración, las palabras que salen de nuestra boca se constituyen en la herramienta divina para que la voluntad de Dios se haga en la tierra, es cuando la palabra del Señor en la espada del Espíritu saliendo por nuestra boca. Es el tiempo cuando lo que no vemos, pero creemos, se hace visible y real.    



4) La fe nos lleva a acercarnos a Dios de manera correcta, Hebreos 11:4.  

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto aún habla por ella”.

Ambos Caín y Abel se acercaron a Dios con sus ofrendas, sin embargo motivado por la fe Abel presento un sacrificio excelente. Esto nos quiere decir que él se acercó al Señor de acuerdo al diseño establecido por él, que era a través de la sangre de un cordero.

Caín quiso acercarse a Dios a su manera, por eso trajo el fruto de la tierra; pero Abel por la fe lo hizo a través de un cordero, símbolo de Jesucristo el Señor. Jesús es el único mediador entre Dios y los hombres. Caín representa al ser humano que quiere buscar a Dios a su manera, y procura ser justificado por sus propias obras.    

5) La fe en Dios transforma nuestro estilo de vida, y aviva nuestra vida espiritual, Hebreos 11:5.

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque los traspuso Dios; y antes que fueses traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios”.

Vemos en Enoc un caso particular y muy especial, también es la primera figura o símbolo del arrebatamiento futuro de la iglesia. Después de ser traspuesto, nos dice la Biblia que Enoc no fue hallado y por eso deducimos que él fue buscado por su familia y contemporáneos, pero no lo hallaron pues Dios mismo se lo llevó.

Nuevamente nos dice el Espíritu Santo que Enoc “alcanzó testimonio” de haber agradado a Dios. Vemos entonces que la fe no sólo nos lleva a alcanzar grandes cosas para el Señor, sino que además la fe transforma nuestro estilo de vida.    

6) La fe agrada a Dios, Hebreos 11:6.

“Peros in fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”.

Es muy interesante ver aquí un “imposible” y es pretender agradar a Dios sin fe. Al considerar varios milagros de Jesús en el Nuevo Testamento podemos ver que varias veces el Señor pregunto ¿Crees que puedo hacerlo? Lo que nos enseña que la acción sobrenatural y poderosa de Dios requiere la fe de sus hijos. En éste caso la fe está relacionada con dos aspectos:

a) “Es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay”. Es decir, cuando buscamos a Dios, oramos y ayunamos, o tomamos la decisión de un mayor compromiso con él, es necesario creer que él es real, creer que él nos espera siempre con los brazos abiertos, creer que sus ojos y oídos siempre están atentos a nuestro caminar y a nuestras oraciones en la tierra. Todo aquel que busca o se acerca a Dios nunca saldrá decepcionado, sólo la incredulidad estorba el alcance de la gracia y misericordia del Señor.        

b) “Dios es galardonador de los que le buscan”. La palabra galardonador aquí significa: uno que paga jornal, uno que recompensa, uno que otorga galardón o premio. El Señor Jesús enseñó que sí buscamos al Padre Celestial en secreto él nos recompensará en público. Entonces buscar a Dios con perseverancia y constancia es una excelente decisión. Buscar a Dios es sembrar una excelente semilla que luego nos dará una poderosa y abundante cosecha. 

7) La fe nos llevará a obedecer a Dios, aunque sea difícil comprender sus planes, Hebreos 11:7.  

“Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe”.

Noé fue un hombre temeroso de Dios, y el Señor mismo le advirtió acerca del juicio que venía debido a la maldad de los hombres sobre la tierra: el diluvio. Aunque Dios le habló de cosas que aún no se veían ni se habían visto, pues no llovía sobre la tierra sino que “subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra” Génesis 2:6, a pesar de todo esto Noé decidió creerle a Dios.

Nos dice el texto que “con temor preparó el arca” entonces la fe y el temor de Dios caminan de la mano. Si bien es cierto que la fe nos impulsa a caminar para conquistar grandes cosas para Dios, el temor del Señor nos ayuda a apartarnos del mal camino y dar siempre la gloria al Señor por todo lo alcanzado.

Por la fe Noé salvó su familia, esto nos recuerda que la fe al acercarnos a Jesús transforma nuestra vida y quienes están alrededor ven ese poderoso cambio, provocando en el corazón de ellos el deseo de conocer al Señor Jesucristo, y así alcanzar salvación.  
    
Reflexión final: Cuando decidimos creer en Jesucristo no sólo nuestra vida es bendecida y transformada, también se convierte en un testimonio de vida que impactará a muchos. Sin duda la verdadera fe en Cristo va mucho más allá de las palabras, es un testimonio vivo del poder de Dios en una persona.  


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invitamos a leer el sermón: "JESÚS SANA EL CUERPO Y EL CORAZÓN"



Sermones.  La fe en Dios.  Temas para predicar -   

jueves, 14 de septiembre de 2017

Salmo 23. El Señor es mi pastor.
Introducción: Con frecuencia el enemigo de nuestras almas se levanta procurando engañar y dañar al pueblo de Dios. Su objetivo es impedir que la bendición del Señor alcance a los hijos de Dios. Sin embargo el Señor ha prometido Su cuidado y bendición para todo aquel que en él cree y espera…

miércoles, 13 de septiembre de 2017

La obra del Espíritu Santo de Dios.
Introducción: La biblia nos dice que cuando Pablo llegó a la ciudad de Éfeso le preguntó a los discípulos allí: “¿recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos contestaron: “ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo”. Vemos pues que ignoraban completamente la persona y obra del Espíritu Santo de Dios. Pero él ha venido para enseñarnos…

Sermón: LA OBRA DEL ESPÍRITU SANTO DE DIOS.


El Señor Jesús ascendió, hoy día está sentado a la diestra del Padre Celestial y volverá por segunda vez a levantar a su iglesia. En la actualidad nos hallamos en el ministerio terrenal del Espíritu Santo de Dios. El Señor cuando se fue no dejó a sus discípulos huérfanos y desamparados, él envió su Santo Espíritu quien hoy vive en cada nacido de nuevo. Por todo esto es vital conocer su naturaleza, su obra, sus planes, su dirección, etc.

Podemos empezar diciendo que el Espíritu Santo de Dios genera santidad en el cristiano. Veamos entonces cual es el significado de su nombre desde los términos griegos usados en la Escritura para referirse a él:
a) Espíritu: se traduce del griego “pneúma” y significa: viento, aliento, soplo, espíritu.
b) Santo: se traduce del griego “jágios” y significa: puro, sagrado, consagrado (a Dios), separado.  
Entonces esto indica a Aquel que nos dirige hacía la voluntad del Padre Celestial. Es Aquel que nos convence de lo que está mal, jamás nos impulsará a desobedecer al Señor. Él desea generar en nosotros el carácter santo de nuestro Padre: 1 Pedro 1:14-16

“Como hijos obedientes no os conforméis a los deseos que antes tenías estando en vuestra ignorancia; sino como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; sed santos porque yo soy santo”.  

Debemos tener presente también que la unción y los dones se reciben, el Señor mismo los da, mientras que el carácter íntegro y santo se forma en el cristiano, por supuesto esto se da en un marco de la obra divina y el sometimiento del hombre.

Es un error pretender los dones sobrenaturales del Espíritu y la unción, sin desear el carácter santo que genera el Espíritu del Señor, ya que por eso hallaremos ungidos sin madurez de Cristo, es decir poder sin el carácter santo de Dios. Es necesario conocer los dones y poder del Espíritu Santo, pero ante todo debemos conocer y vivir su naturaleza, carácter y obra en nuestra vida.   





La base de la unción de Dios es precisamente el carácter del creyente, por eso nos dice la Biblia: “Al que tiene, más se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará” (Mateo 13:12), ya que ninguna persona echaría su valioso aceite en una vasija con un roto. Lo que primero debemos hacer es repararla, para no perder el aceite, entonces el carácter es la capacidad de la vasija para contener la unción y el poder de Dios.

Cuando observamos al detalle la Biblia en 1 Corintios 12:7-10, podemos ver que nueve son los dones del Espíritu Santo (estos son: Milagros, sanidades, profecía, fe, discernimiento de espíritus, géneros de lenguas, interpretación, palabra de ciencia y palabra de sabiduría), y nueve también son las manifestaciones del fruto del Espíritu Santo (según nos dice Gálatas 5:22-23), entonces ésta igualdad, 9 dones y 9 manifestaciones del fruto, nos enseña que ambos son fundamentales en la vida cristiana y en el servicio al Dios.

Conclusión: Debemos desear todas las bendiciones que el Señor ha dispuesto para nosotros, pero los deseos deben ser apropiados y correctos. El Señor Jesús debe ser glorificado en todas las cosas. Por eso el gozo del cristiano es que Cristo brille, y que su gobierno sea establecido en la tierra. Entonces debemos desear los dones mejores, pero ante todo el amor, éste es el fundamento esencial del reino de nuestro Dios. 

Escrito por pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invitamos a leer el sermón: "BUSCAR A DIOS ES LA SOLUCIÓN"


Sermones.  La obra del Espíritu Santo de Dios.     - Temas para predicar -  

lunes, 11 de septiembre de 2017

Sermones para predicar: Jesús tiene cuidado de ti.
Introducción: (Sermones para predicar). La Biblia nos dice que en Génesis que en el principio todo estaba desordenado y vacío, pero el Señor con su gloria y poder transformó aquella situación. En ciertos momentos nuestra vida está así, es decir desordenada y vacía. Es entonces cuando debemos acudir a Dios, ya que es él quien puede reordenar y transformar nuestra situación. Vemos también por ejemplo que después de la muerte de Jesús en la cruz los discípulos estaban tristes y sin dirección, pero el Señor vino a ellos y todo cambió…

Sermón: Jesús tiene cuidado de ti.


Nos dice la Biblia en: Juan 21:8-10 “Pero los otros discípulos vinieron en la barca, porque no estaban lejos de tierra, sino a unos cien metros, arrastrando la red llena de peces. Cuando bajaron a tierra vieron brasas ya puestas y un pescado colocado sobre ellas, y pan. Jesús les dijo: Traigan algunos de los peces que acaban de sacar”.    

El Señor es quien organiza todas las cosas, y él va mucho más allá de los pensamientos del ser humano. Al considerar el pasaje bíblico de hoy podemos ver que el pez que estaba asando el Señor Jesús no era de los que ellos habían pescado, ya que cuando descendieron a tierra ya estaba listo así como el pan.

Entonces podemos concluir que el Señor siempre va más allá de lo que nuestra mente ppiensa o espera. Ellos estaban viviendo un gran milagro por aquella gran pesca, sin embargo el Señor Jesús les enseña su poder sobreabundante. Dios es nuestro proveedor, sus milagros bendicen a muchos, siempre el Señor nos sorprenderá.  





El versículo once nos enseña que ellos sacaron “ciento cincuenta y tres grandes peces”, y añade la Biblia “siendo tantos la red no se rompía”, en el griego bíblico el término usado aquí para “grandes” es “mega”. En este gran lago habían veintidós clases de peces, y algunos de estos podían ser de un metro de longitud, entonces podemos pensar en peces de diez o doce kilos.

Según el contexto de éste pasaje los discípulos allí presentes eran siete, y  todos comen del mismo pescado, lo que nos confirma que aquel pez era de gran tamaño.  Entonces al hacer cuentas vemos que tenían ahora una o dos toneladas de pescado. Dios es bueno y poderoso, ellos la noche anterior no pescaron nada, pero ahora con la dirección y bendición de Dios tienen abundancia de pescado. 

Que gran milagro de Dios, sin embargo el milagro más grande ocurre al encontrarse con Jesús: nos dice la Biblia: “Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos” Juan 21:14. 

Nos dice el texto: Era la “Tercera vez que Jesús se manifestaba”, el número tres en la Escritura indica: plenitud divina, perfección en testimonio. Entonces es esto una revelación poderosa de Dios a sus discípulos, es el mismo Cristo dándose a conocer, y esto es glorioso ya que la noche había sido muy complicada. Por eso ten presente aunque nuestro tiempo sea oscuro y difícil, debemos seguir confiando en Dios, el Señor Jesús aparecerá y con su poder transformará todas las cosas.

Conclusión: Los discípulos de Jesús seguían aprendiendo, y el Maestro seguía enseñando. Él no ha dejado de hacerlo, por eso como discípulos es necesario continuar aprendiendo cada día. Los escenarios de enseñanza de Dios a veces son tan diversos como los colores del arco iris, pero su amor y cuidado permanecen para siempre. 

Escrito por pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invitamos a leer el sermón: "LA FE DERROTA EL DESÁNIMO"


Sermones.  Jesús tiene cuidado de ti.     - Temas para predicar -   

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES